No soy adicto al “Fortnite”: Este videojuego arrasa entre los más jóvenes y en internet

Un niño enfado por perder en “Fortnite”.

Por Josué Medina, Fernando Rodríguez, Álvaro Fuentes y Javier Cruz, alumnos de 6º C de Primaria

El “Fortnite” es un juego violento, para el que la edad mínima recomendada es 12 años, pero casi nadie presta atención a sus recomendaciones.

Este videojuego consiste en sobrevivir disparando y construyendo, tras haber caído contra 99 jugadores “on line” de un “Battle Bus” -una guagua con un globo que le permite volar-. El objetivo es quedar como el último jugador en pie.

Darren Sugg, miembro de “Epic Games” es el diseñador de “Fortnite”.

Este es el “juego del año”. Mucha gente cree que es una droga, ya que la mayoría de los seguidores que juegan -más de 130 millones de jugadores- acaban en las redes del vicio de este videjuego. “Epic Games” ha sido capaz de ganar tres millones de dólares al día con él.

Además de esto, hay muchos otros efectos secundarios debidos a la adicción. Por ejemplo que el joven, o no tan joven, se vuelva agresivo o agresiva, que utilice un mal vocabulario, que se centre más en el propio juego que en sus estudios, o que en casos extremos confunda la realidad con la fantasía del juego.

En el videojuego existe una moneda, llamada “PaVos”, que sirve para comprar “Skins” -trajes-, alas deltas, picos y bailes. 10 euros equivalen a 1.000 PaVos en el juego.