Las notas forman parte de nuestra vida

 

Por Agoney Dorta Pérez, alumno de 1º ESO-B

Como ya sabéis, el boletín de notas ha sido entregado a los alumnos el último viernes dieciséis, y tal día como ese hemos hecho una discusión en clase sobre qué eran las notas para cada uno de nosotros. Algunos decían que no querían verlas por lo mal que podrían salir, otros se sentían emocionados por ellas y yo, en cambio, creo que son parte de nuestra vida de estudiantes.

Por un lado, en ellas se reflejan los resultado de nuestro esfuerzo, pero nadie ve qué hay detrás de éste: agobio, tristeza, decepción, dedicación, felicidad… Hay algunos compañeros que dicen cosas como, “¡Otra vez tiene un diez !”, pero ellos no ven todos los sentimientos y emociones que se producen al saber que el esfuerzo y la dedicación dan un buen resultado. Por otro lado, también creo que lo más importante, incluso más que los resultados, es la forma de ser de cada uno. No sirve de nada tener un sobresaliente en todas las asignaturas, si luego eres egoísta e irrespetuoso con los compañeros. Lo ideal de una persona es que tenga respeto ante los demás, sepa trabajar en equipo, y que tenga unos valores que estén presentes tanto ahora como estudiante, como en el futuro cuando estemos incorporados al mundo del trabajo.

A lo que quiero llegar con esto, es que una nota es solo un número que a la larga puede ser reemplazado por otro en caso de un trabajo o examen haya salido mal. Este número puede ser muy importante ahora para poder estudiar y sacar buenos resultados en nuestras vidas, pero lo más importante para conseguir nuestras metas es tener respeto y sobretodo, INTERÉS.