Andrea Beltrán Suárez, Ingeniera de Montes

«Lo que se conoce, se respeta, y lo que se respeta, se conserva»

Por Lucía Eugenia Alonso Eiras, alumna de 4º ESO-B

El pasado viernes 17 de enero, el Colegio Virgen del Mar recibió la visita de la Ingeniera de Montes, Andrea Beltrán Suárez. Mantuvo una charla con los alumnos de 2º de Bachillerato, en la que nos contó en qué consistía su trabajo y su importancia en nuestra isla. En LA TIZA MENSAJERA tuvimos la oportunidad de sentarnos y mantener una conversación ella. Nos adentra en su trabajo y en proyectos como «Programa de Educación Ambiental BROTES». Ella desempeña su labor diaria vinculada al Cabildo Insular de Tenerife. 

-¿En qué consiste ser Ingeniera de Montes?

-«Es una de las profesiones más antiguas que existe debido a que el ser humano ha estado siempre en conexión con el monte. Se ha utilizado como fuente de materias primas y disfrute. Aunque seamos más conocidos por los incendios forestales, actualmente la Ingeniería de Montes tiene dos vertientes claras, la de aprovechamiento de recursos como la madera, corcho, frutos -frutos rojos, frutos secos…-, caza y pesca… Y otra vertiente de conservación de los bosques, que se encarga no solo de espacios protegidos sino también de los incendios forestales, las repoblaciones, especies invasoras…, así, de esta forma ayudando al ecosistema».

Lucía Alonso entrevista a Andrea Beltrán para LA TIZA MENSAJERA. Imagen para uso escolar.

-¿Es necesaria la educación ambiental?

-«Para mí es fundamental. Lo que se conoce, se respeta, y lo que se respeta, se conserva. Es importante conocer lo que nos rodea para entender mejor los trabajos que se hacen en la naturaleza. Es muy importante conservar los montes, así como las normas que hay que cumplir en ellos. Aproximadamente un 48% de Tenerife es solo monte, y este conocimiento y concienciación son fundamentales, si queremos conservarlo».

-¿Cómo llegaste a esta profesión?

-«Pues comencé estudiando Agrícolas, carrera que me gustaba, pero no veía que mi futuro se basara en la agricultura. Cuando hice mi trabajo final de carrera fue en el bosque y por mera casualidad ya había oído hablar de Ingeniería de Montes. Me gustó tanto trabajar en medio del monte que tan pronto acabé Ingeniería Agrícola, decidí estudiar Ingeniería de Montes…. Pienso que este es un trabajo que uno elige por vocación y yo descubrí que me apasiona. Acabé estudiando en una de las siete escuelas en España para Ingeniería de Montes, en Valencia. Tuve la oportunidad de realizar viajes al extranjero, gracias a becas que conseguí dentro de Europa. Sin duda, fueron experiencias únicas. Al acabar mis estudios, volví a Tenerife para llevar a cabo mis proyectos».

-¿Qué proyectos desarrollas actualmente?

-«Actualmente mi principal proyecto es la educación ambiental, centrada en los bosques y cómo se trabaja en ellos. Se llama ‘Programa de Educación Ambiental BROTES’ y se desarrolla en centros educativos para alumnado de 5º de primaria y 1º de la ESO. Llevo dos años trabajando en este proyecto y a pesar de que el primer año fue duro, este año tengo mi agenda llena de visitas y charlas para colegios públicos. Al principio ideé, desarrollé y trabajé en este proyecto sola, pero ahora mismo cuento con una compañera, con la que hago visitas y cada una hace sus charlas respectivamente. Sin embargo, realizo otro tipo de proyectos como el que llevo actualmente de restauración ecológica en La Laguna, que se trata de limpiar y volver a repoblar la pequeña montaña con plantas Canarias».

-¿En qué ámbitos de los que trabajas desarrollas proyectos con el Cabildo?

-«El Cabildo tiene trabajos permanentes de conservación del medio, y por supuesto de educación ambiental. Hay muchos programas disponibles para centros, además del mío, y también ofrecen materiales, aulas de la naturaleza y muchas cosas más. Tenemos como propósito dar a conocer la biodiversidad de Canarias».

-¿En qué estado de salud se encuentran los bosques de Tenerife?

-«Mi profesión es complicada de llevar a cabo en Canarias, ya que no hay grandes explotaciones de madera, así que nos centramos más en la conservación. Los bosques de Tenerife necesitan aún mucho trabajo para que estén en su situación óptima, pero en general yo diría que están bastante bien conservados».

-¿En qué lugar está el cuidado de los bosques en nuestra sociedad?

-«Pues es el gran olvidado de la sociedad, desde mi punto de vista, ya que cuando las personas van al monte, no son conscientes de todo el trabajo que conlleva mantener y conservarlo. Yo misma he visto la falta de importancia que se le da a su mantenimiento. Es muy importante regular las actividades que en estos lugares se desarrollan: carreras, chuletadas, senderos…, ya que pueden contribuir a la polución de nuestros montes».